Foto cabecera

Compagnia-Mvula-Sungani-ph.-Antonio-Agostini Compañía de Danza Mvula-Sungani. Roma. (Antonio Agostini)





...Y ENTONCES, JOSEP Mª SUBIRACHS ME CONTESTÓ...



                         El carrillón del templo de la Sagrada Familia fabricado en Holanda por Van Vordel y colocado sobre 1975, desgrana cinco campanadas como cuentas desprendidas de la Fachada del Nacimiento. Su sonido retumba sobre la placa conmemorativa que está situada en la tienda de recuerdos dentro del Templo, conteniendo los nombres de quienes donaron los medios para su adquisición. 

   Al salir del estudio de Josep Mª Subirachs tras finalizar una visita, la periodista medita sobre el carácter del escultor, expuesto con amable sencillez al transmitirle que a pesar de haber sido escogido para crear toda la iconografía de la fachada de La Pasión, él sólo se considera uno más de los tantos creadores que dejaron su huella en la construcción de Antonio Gaudí. La contención de sus respuestas hacen de la austeridad, virtud. 

  A ella, el compendio de sensaciones experimentadas esa tarde está llevándola a reconocer que sí, que la humildad del personaje en la que insistían sus seguidores, es auténtica. 

  Mientras baraja sus pensamientos caminando junto al artista, advierte que dos nuevas esculturas de religiosos dedicados a la enseñanza han sido colocadas en los muros exteriores del templo, rematando por fuera dos nervios de las galerías. Al cruzar ante ellas se ha detenido a observarlas. Son, San Vicente de Paúl en la fachada de La Pasión y San Pedro Nolasco en la del Nacimiento. Cuando no se tiene certeza de algo lo mejor es confirmarlo, por ello la pregunta al escultor es obligada:

                      –¿Esas imágenes son suyas? –pregunta ella, inocente.


                       Josep Mª Subirachs y la autora en  1996 (A.Mª.F.)                
San Vte. Paul, fundador de la Congregación de la Misión. (AlexanderMenzinsky)

La autora, Nuria Tortras, en 1994. (1926-2013) (TeresaCosta-Gramunt)


San Pedro Nolasco, por Doménech Fita (AlexanderMenzinsky)

En el centro el autor, Doménech Fita (n. 1926) (ElPuntAvui)


SUBIRACHS. DEL TACTO A LA CARICIA

Publicado en Gaudí y Más. 18 de marzo de 2017


                            –¿Esas imágenes son suyas? –pregunta ella, inocente. (*)

                        La humildad abandona a Josep Mª Subirachs y la timidez regresa a sus cuarteles de invierno. La conciencia de un talento superior –nunca subestimes el ego de un artista– emerge desde su yo más profundo demostrando que un resorte ha sido disparado en su interior. Es imposible que ignore los nombres de los escultores que han realizado las imágenes, Nuria Tortras y Domènec Fita. Pero arrogante y principesco, se reviste de los ropajes de un Médicis para contestar, señalándolas con un ademán lleno de majestad y mirando hacia otro lado, entre compasivo y solemne: 

                          –Desconozco a sus autores. Pero mujer, esas figuras... ¿Tú crees de verdad, que yo hubiera podido hacer “eso”?    

                      
                             Este año 2017 se cumple el 30 aniversario de la entrada oficial del escultor Josep Mª Subirachs en el estudio de la Sagrada Familia donde vivió y trabajó casi 20 años, y del 90 aniversario de su nacimiento. Desde este diario, nuestro recuerdo.



Ana Mª Ferrin

(*) Del libro de Ana Mª Ferrin, Gaudí. La Huella del Genio:

  http://amf2010blog.blogspot.com.es/2001/07/gaudi-la-huella-del-genio-sinopsis.html

    Biografía de Josep Mª Subirachs, El Tacto y la Caricia. Subirachs. Sinopsis y primer capítulo:

  http://amf2010blog.blogspot.com.es/2011/05/el-tacto-y-la-caricia-subirachs-nuevo.html#more

26 comentarios:

  1. Sí, la verdad es que no le faltan razones a Subirachs para calificar de "eso" a las citadas esculturas, con los debidos respetos a los autores. Sobre todo, el San Pedro Nolasco, tan "cubista" él.
    Un saludo, Ana María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son unos 30 escultores mayores los que han trabajado en la Sagrada Familia, más todos sus ayudantes, escultores también. Las figuras ya deben haber rebasado las 300, por lo que hay para todos los gustos. Saludos.

      Eliminar
  2. Ojalá podamos disfrutar de esta magnífica Obra en todo su esplendor, porque el factor tiempo se echa encima y viendo como las cosas se esta desarrollando con estos momentos políticos tan tensos.-La verdad que en arte los estilos tienen ese deja vú pero creo que siempre se realza o da esa luz propia como el caso de este estupendo maestro de la escultura.

    -Esto suele pasar como el formato pintura que cada uno le da un toque personal y nunca mejor dicho que para gustos los colores...

    Pero aun así y todo es una obra magnífica, ojalá podamos verla en todo su esplendor, ojalá.

    Un abrazo hoy si que llego a tiempo estimada Ana Mª

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Sagrada Familia a estas alturas, por el volumen de ingresos, intereses y plantilla, poco tiene que ver con el romanticismo de su inicio, aún así, los artistas están al margen y cada uno se siente muy honrado cuando reciben un encargo. Y nos guste más o menos, ellos saben que eso equivale a entrar en la historia y ponen el alma en ello.
      En cuanto al fin de la obra, yo estaría tranquila. Pase lo que pase se acabará. Abrazo para ti.

      Eliminar
  3. Una vez más nos hace ver los detalles de esta gran obra, que espero poderla admirar con mucho detalle en un inmediato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando la veas. si hace tiempo que no la visitas habrá cosas que te dejarán maravillada como el interior y su juego de luces. Mientras otras partes te dejarán muda y harán que te preguntes si es el fin de la lírica.
      Otro para ti.

      Eliminar
  4. Se nota que no les gustaba :D. Es cuestión de gusto, aunque yo coincidiría con el guto de él.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si conoces la obra. De todos modos seguro que verás cosas inolvidables y otras que te harán pensar que Disney no está tan lejos.
      Saludos

      Eliminar
  5. Entiendo la humildad del escultor y entiendo que se sienta insignificante ante una obra como la que proyectó Gaudí y que ese pueblo magnífico no ha regateado los medios para cumplir ese sueño inacabado de un hombre que venció con la muerte y le ganó al destino la más importante de las batallas de su vida. Los méritos del escultor son evidentes, hay que tener un alma muy hermosa para que sea capaz de reconocer lo insignificantes que solemos ser cuando hay que compararse con un ser tan extraordinario como fue Gaudí. Porque es verdad que hay sombras que oscurecen completamente por contraste. Este es el caso.

    Es mi opinión. No tiene ninguna importancia. La doy porque creo que es el momento y el lugar y no porque yo me crea en posesión de la verdad. Solo un punto de vista. Interesantísima entrada. Ha sido todo un placer. Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu reflexión. La mente del hombre es su castillo y nadie más que él sabe qué guarda en su interior, por lo que ahí va el apunte humilde de alguien que lo trató durante 20 años. No creas que Subirachs se sentía inferior a nadie, incluido Gaudí. Todo lo contrario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Obviamente, la amabilidad y la sencillez no estaba reñido con el ego de artista.
    Ha sido un placer descubrir tu espacio.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita, Pilar.
      Tú lo has dicho. Todo artista, al margen de su personalidad tiene su ego, de no ser así escondería su obra.
      Otro para ti.

      Eliminar
  7. Olá Ana.
    Como tudo que tu escreves sobre Antonio Gaudí e sua portentosa obra é sempre novidade para mim, que comecei a conhecer criador e criatura por tuas mãos. O que dizes, nesta postagem, também se constitui em novidade para mim. Como sempre tem ocorrido, sempre me surpreendo com o que aprendo, como é o caso de ficar sabendo de um sentimento que deve ter incomodado Josep Mª Subirachs, que, como dizes neste teu trabalho, "La humildad abandona a Josep Mª Subirachs y la timidez regresa a sus cuarteles de invierno (...) ". Quer me parecer que Subirachs deve ter vivido nesse seus 30 anos, que trabalhou na Sagrada Família, com um sentimento de inferioridade em relação a Gaudí, o que, no meu entender, não seria impossível, e que poderia ser matéria para uma bela tese, quem sabe até para Sigmund Freud.
    Parabéns, Ana, pelo teu belo trabalho.
    Abraços.
    Pedro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro, has tocado un nervio importante. Has de saber que Subirachs quiso estudiar arquitectura, tenía vocación y era muy buen dibujante y estudiante, pero por falta de medios no pudo entrar en la Escuela de Arquitectura ni en la facultad de Bellas Artes. Si su sentido de superioridad ante otros muchos artistas contemporáneos se lo escuché afirmar a él mismo, quizá también pensara que de haber tenido más acceso económico, él hubiera podido ser otro Gaudí. No lo descartemos.
      Saludos

      Eliminar
  8. Tu respuesta Ana María a Pedro (común amigo) me ha hecho cambiar mi idea acerca de qué escribirte sobre esta entrada.La vocación fallida de Subirachs demuestra como en tantas latitudes de este vasto planeta, el factor falta de dinero pulveriza legítimos sueños e ilusiones.Es un drama.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como me han llegado varios mensajes sobre la concepción arquitectónica de Subirachs en sus obras monumentales, en breve traeré a este rincón el trabajo del que estaba más orgulloso por sus proporciones y dificultad. Arquitectura auténtica y casi desconocida.
      Saludos.

      Eliminar
  9. Ana, entendi bem o sentimento que envolvia, provavelmente esse grande artista, Subirachs, que, de resto,com seu talento colaborou muito com a fantástica obra de Gaudí.
    Beijo, minha amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También lo creo, Tais. Y si vemos las columnas proyectadas por Gaudí para la fachada de La Pasión, rompedoras y sin ninguna conexión con el resto del templo, parece que estaban esperando a esa otra generación de artistas sin barreras de la que Subirachs fue un claro exponente.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Hola Ana Mª: aunque alguna imagen me guste menos dependiendo del escultor, La Sagrada Familia es única, la última vez que la visité fue hace tres años y estoy deseando volver de nuevo, parece que siempre descubro algún detalle nuevo que se me había pasado por alto.. Gracias por tanta información y fotos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la grandeza del arte. Toma a un grupo de párvulos con la mente limpia de influencias y enséñales varias obras de todas las tendencias, verás como cada niño escoge una pieza y además te explica lo que ve, algo que los adultos no siempre conseguimos.
      Un beso, Conchi

      Eliminar
  11. No la conozco. Espero poder hacerlo algún día.

    Un beso. Siempre un placer tu información.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Amalia. Si tienes ocasión, hazlo. No pienses en lo que ahora ves por fuera. La arquitectura es el único arte que te permite poseerlo completamente, penetrando en su interior. En este caso deberás hacerlo sobre las 3 de la tarde, cuando el sol penetra por los vitrales cuyos colores diseñó el propio Gaudí. Ahí verás su alma. Ya me dirás.

      Eliminar
  12. Yo pienso que las comparaciones son odiosas, cada uno aporta al arte lo que lleva dentro, y creo que lo hace con la mejor intención y poniendo corazón en su obra, yo lo valoro y respeto desde este punto de vista.
    Estás muy guapa en la foto con Subirachs.
    Abrazos.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querida amiga, te informo de que en estos 20 años he mejorado mucho.
      Te guste más o menos, comprobar como cada artista ve la realidad es un placer. Un beso

      Eliminar
  13. Bien sabe, amiga mía, cuán agradecido le estoy, y cuán impresionado quedé al conocer con detalle la historia de José María Subirachs y su obra. Un artista digno de otros tiempos, del Medievo, del Renacimiento, pero no de hoy. Se dice pronto, pero es obra de titanes vivir 20 años dedicado a una obra; y eso es digno de reconocimiento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Muy buenas, DLT, para agradecimiento el mío a quien se leyó más de 600 paginas de un trabajo que publiqué.
    Su reflexión sobre la obra del escultor es acertada. Con su punto de tristeza si sabemos que cuando estaba en plenitud de facultades a pesar de su edad, y recibió un encargo de resonancia mundial con el doble de superficie de la S. F., se le declaró una dolencia que lo invalidó para el resto de su vida.
    Otro para usted.

    ResponderEliminar