Foto cabecera

LouisConfortTiffany Sorolla Louis Comfort Tiffany, artista plástico creador de joyas y de las famosas lámparas Tiffany. Joaquín Sorolla. Hispanic Society.





UN LIBRO EN EL ASCENSOR




RELATO

Original de 
Ana Mª Ferrin

R.P.I.



                       - Cada vez hay menos hombres. Nos estamos convirtiendo en un bien escaso...

   A Jesús este pensamiento se le iba transformando en convicción. Si había que tenerlos en cuenta, los últimos tiempos de su trabajo en la fábrica de automóviles no hacían más que confirmarlo. Primero habían entrado mujeres en las oficinas y a los pocos años eran mayoría. Más tarde en la fábrica, el mismo proceso. Recordaba los inicios, lo cohibidos que estaban tanto ellas como los veteranos compartiendo las cadenas de montaje. Pronto acabaron entrando como mandos y tan sólo el último escalón se había salvado de la infiltración, los seis ingenieros eran varones.

    Aquellas reflexiones le asaltaron en el vestíbulo de su casa mientras esperaba el ascensor. Para confirmarlas, las hermanas Morera que venían del mercado se reunieron con él, saludándolo.


...sus orejas, menudas y finas, enmarcadas por ondas... (*)



JAMÁS LO DIRÍAS


LOS SIETE MÚSICOS OVITZ. UNA HISTORIA INCREÍBLE


              
                   En el campo de concentración de Auswichtz, el 18 de mayo de 1944 el doctor Josef Mengele fue avisado por uno de sus asistentes de la llegada de un nuevo tren, y en concreto, de la existencia de siete hermanos especiales en uno de los vagones. Cuando los llevaron a su presencia, fascinado por tener delante a toda una familia liliputiense (*) para sus experimentos, ordenó que los instalaran en las barracas de prisioneros escogidos. Elisabeth, una de los siete hermanos Ovitz, nunca olvidaría que visto de cerca Mengele era un hombre apuesto al que se le iluminaron los ojos  cuando tuvo delante el curioso conjunto. Y que muy excitado, declaró:

                   -Ahora tendré trabajo para los próximos veinte años, ahora la ciencia tendrá un tema interesante a considerar.

                   Y que tras pronunciar estas palabras, empezó a reír a carcajadas.

Los siete hermanos Ovitz 
En plena actuación, los siete músicos antes de ser internados en Auswichtz

Tras el reencuentro, con sus hermanos de talla normal y sus sobrinos.

Otro recuerdo de los Ovitz
The Liliputan Jazz Concert



"NOS SALVAMOS GRACIAS AL DIABLO"

(2/2) LOS RELOJES BLANDOS. ANTONIO GAUDÍ, SALVADOR DALÍ Y MÁS




Continúa...                       


              En las fobias, llámase clínicamente parascevedecatriafobia al miedo a ese día especial que consideran de mala suerte en los Estados Unidos, el viernes 13.


  Ese día de junio de 2014, en la Sagrada Familia de Barcelona se desprendió la pierna izquierda del soldado de La Matanza de los Inocentes en la fachada del Nacimiento, el grupo escultórico que tanto influyó en Salvador Dalí para su serie de Los relojes blandos. Esta parte de la figura conocida como Soldado de Herodes, cayó desde 3 metros de altura yendo a parar unos metros más allá de la pared exterior del templo. La pieza medía 70 cms, y llegó hasta poca distancia de un grupo de escolares que se encontraban de visita y que por fortuna resultaron ilesos.

 Dejando clara la importancia de que nadie sufriera daños por el desgajamiento de la pieza, también fue venturoso que el pie del soldado con su sandalia no quedara pulverizado al sufrir el impacto contra el suelo, ya que ese pie que Gaudí ordenó vaciar del hombre que medía dos metros y fue su modelo original sin permitir ninguna modificación, tenía seis dedos. Y se había salvado por estar integrado en la fachada y quedar pegado a ella.


  Por esa misma parte de la iglesia, el día anterior jueves 12 de junio, la cantante Milley Cyrus había estado en la Sagrada Familia de Barcelona con su madre Trish y su hermana Noah, muy aficionadas al arte. Las tres iban acompañadas por un amigo haciendo todos ellos una visita guiada a las dos fachadas del templo, la de La Pasión y la del Nacimiento, donde se encuentra la figura del Soldado. Suerte que tuvieron...


El soldado sin su pierna, que cayó desde 3 metros delante de la fachada sin alcanzar a ningún visitante. El pie del
 personaje con su sandalia quedó en la fachada y puede verse en la parte inferior de la imagen entre los dos niños

El soldado con sus dos piernas antes de producirse el accidente.

La pierna del incidente con su pie de seis dedos.


El día antes en la misma fachada del incidente, Milley Cyrus, a la izquierda, con sus acompañantes. (elperiodico.com)

LA SAGRADA FAMILIA, 134 AÑOS DE OBRAS


LOS RELOJES BLANDOS, ANTONIO GAUDÍ, SALVADOR DALÍ, Y MÁS. (1/2)



                          En la Sagrada Familia, Antonio Gaudí consiguió como nunca detenerse al borde del precipicio, un patrimonio de los genios. Otro artista habría caído con toda seguridad en lo cursi o esperpéntico, pero él salió triunfante en el empeño abriendo las puertas a sus seguidores naturales que no serían los cronológicos, más atentos a recuperar la línea recta. Dando un salto generacional, sus auténticos herederos fueron los surrealistas, de ahí la adoración que sintió Salvador Dalí por toda la obra del arquitecto, convirtiéndose en uno de los rescatadores de una herencia que amenazaba convertirse en polvo.  

   En el portal de la izquierda en la fachada del Nacimiento, el de la Esperanza, vemos el grupo de la Matanza de Herodes. No debe extrañar al observador la gran autenticidad con que los cadáveres infantiles adaptan sus cuellos al escalón que los sostiene. Gracias a su amistad con el doctor Pedro Santaló que ostentaba un elevado cargo directivo en el Hospital de la Maternidad, Gaudí pudo investigar a fondo la anatomía de aquellos cuerpos infantiles fallecidos, como hizo con los adultos en el Hospital de la Santa Creu. El secreto de esas tiernas espaldas, su blandura, supo captarlo con el máximo realismo Salvador Dalí transfiriéndolo a muchos de sus cuadros, en especial a Los relojes blandos.


La persistencia de la memoria, conocido como Los relojes blandos. Salvador Dalí, 1931

El soldado de Herodes. Templo de la Sagrada Familia.

                           
DE GENIO A GENIO