Foto cabecera

copia ¡VACACIONES! (M.M.Freitas)





SIEMPRE HAY UN CORAZÓN HAMBRIENTO, BRUCE SPRINGSTEEN...




RELATO

Original de 
Ana Mª Ferrin
                                                                                                                                                                                                                                    23 de junio, víspera de San Juan
                                                                                                             
Mis piernas,
                                                                         simplemente,
                                             son hiladas de agua
                                                que acompañan
                                                                           vehementes
el curso de sus días...

                                       
                                                                      Ana Gorría

Junto a la baranda, en brazos de la noche... (1)
A la derecha, Tauro, Géminis...
La estrella, subiendo en vertical...
                    
En el centro, sobre el Portal del Nacimiento... A la derecha entre los árboles, el dolmen...(2)


PASADIZO HACIA LA GLORIA (*)

(3/3) EL CAPRICHO DE Dº MÁXIMO DÍAZ DE QUIJANO, OBRA DE GAUDÍ EN COMILLAS



                                            Tal como lo vemos hoy resplandeciente de forja y cerámica, no podríamos haber conocido en Comillas la Casa QuijanoEl Capricho, de no ser por el arranque romántico de la familia de Antonio Díez Vollrath aquel día de 1977, cuando leyendo el periódico reparó en el recuadro donde se anunciaba la venta del edificio. De la rapidez con que decidieron la compra, nos sorprenderíamos. Pero mucho más de la cruzada económica emprendida para devolver al edificio la belleza original de su construcción un siglo atrás, en 1883. Un presupuesto que se fue convirtiendo en más y más delirante a medida que avanzaba la restauración.

    Confirmando la identidad indiana de Comillas, al capricho de un retornado cántabro de Cuba, Máximo Díaz de Quijano y Fernández de San Juan, iban a devolverle su esplendor los descendientes de otro indiano cántabro venido de Méjico, Antonio Díez Vollrath y sus hijos Antonio y Ernesto.

                               
(1)

Antonio Díez Vollrath (2)
Antonio Díez Carmona (3)

(4)

     CUANDO EL CORAZÓN TOMA EL MANDO

(2/3) ANTONIO GAUDÍ Y EL CAPRICHO DE Dº MÁXIMO DÍAZ DE QUIJANO, EN COMILLAS



Continúa...


                           
                             En Comillas entra en escena Don Máximo Díaz de Quijano y Fernández de San Juan (1838-1885). Una figura con todos los ingredientes para convertirse en personaje novelesco. No sólo porque fue un abogado que hizo fortuna en las Américas y regresó a su Comillas natal. Ni porque volviese con idea de vivir junto a su hermana Benita y el esposo de ésta, Claudio López y López, hermano a su vez del todopoderoso Marqués de Comillas. Hasta aquí todo normal. 

  Su singularidad proviene de que a pesar del entorno solemne de títulos, realeza y religiosidad, grandes fastos y familias patricias, Don Máximo fue un bohemio amante de las buenas compañías, en especial de cantantes de zarzuela y cupletistas, sobre las que se ha escrito que publicó un documentado libro entre ameno y picantón con el título de Tonadilleras y cupletistas, que precisamente tengo en mi poder y dudo que fuera el autor.


Una pareja en un balcón de El Capricho
Vista lateral de El Capricho. Inferior, balcón encarado hacia el interior

Como una recreación de lo que fue la vida de su propietario, dos visitantes reposan en el banco-balcón del dormitorio.

COMILLAS. ESTILO Y ARQUITECTURA