Foto cabecera

LouisConfortTiffany Sorolla Louis Comfort Tiffany, artista plástico creador de joyas y de las famosas lámparas Tiffany. Joaquín Sorolla. Hispanic Society.





(2/2 ) LOS ESCITAS. PIONEROS DEL CÁMPING Y EL CARAVANING


                
                 
                        Acercándonos en el tiempo, dejando aparte las expediciones guerreras que desde siempre han buscado el refugio de las tiendas y carpas, así como las expediciones científicas o naturalistas y sin olvidar a los campamentos mineros, el cámping ha ido asociándose cada vez más al ocio.

   A través de los tiempos vemos incluidas todas las categorías sociales. Ya en el siglo XIX, a los aristócratas ingleses y centroeuropeos románticos y adinerados, que compartían su amor a la Naturaleza con las comodidades más sofisticadas, sólo les era posible conseguirlas disponiendo de servidumbre en abundancia y carruajes para acarrear hasta el lugar elegido en el campo, desde cama con dosel para defenderse de los insectos, hasta mesa puesta con vajilla y candelabros, así como una cocina completa...


Caravana Volkswagen Westfalia, la clásica más querida. (*)
Volkern Móvil, una de las autocaravanas más lujosas. Con coche y garaje incluidos
Bufalino, la más pequeña

POR TECHO, LAS ESTRELLAS
Publicado en Gaudí y Más. 27 de agosto de 2016









Interior de los tres modelos mostrados

                                 A su lado, el solitario científico aficionado con la mínima tienda al hombro y una manta, conseguía su encuentro a solas con las estrellas sin el intermedio del tejado sólido, sin embargo, la humilde tela le aportaba un punto de seguridad y le protegía de la lluvia y del viento. Se cuenta que el primero que vendió tiendas en Europa fue un sastre inglés. Antes, en plena fiebre del oro americana, Lévi Strauss padre de los pantalones vaqueros, inauguró su milmillonario negocio en 1873 confeccionando éstos con el género sobrante de una partida destinada, precisamente, a fabricar tiendas de campaña.
 
   Así, paso a paso, la maravilla de oxigenarse al aire libre más de una jornada seguida iba poniéndose de moda entre los avanzados amantes de la comodidad. Los maestros vanguardistas de la nueva pedagogía escolar descubrieron que era una manera práctica de impartir clases de ciencia sobre el terreno y pusieron en práctica éste método de acampada tras la 1ª Guerra Mundial.

   Más adelante, tendría que calmar Europa los diversos conflictos que culminaron en la 2ª Guerra para que el hombre de la calle, tanto el que venía de luchar como el que había sufrido la convulsión desde la retaguardia, necesitaba un baño de pureza, de calma, y nada mejor para ello que instalarse a campo abierto o entre el bosque, a orillas de un río o frente al mar. Las horas diurnas quedaban cortas y no se deseaba volver al techado, los ojos se acostumbraban a la luz y el sonido balsámico del silencio actuaba como sedante del ánimo.

   Se imponía una forma de guarecerse de la noche y de nuevo, la tienda, conseguida del ejército o copiada de forma artesanal, cumplía esa necesidad, no tardando en fabricarse en serie en Alemania, Francia e Inglaterra. Al mismo tiempo, bricolageros pioneros, manitas creativos, iban más allá construyendo las primeras roulottes. Pronto los constructores se darían cuenta del potencial de la nueva industria y empezaría la oferta profesional de las casas rodantes.

Un campamento de las legiones romanas
Los bereberes, reyes de las dunas, saben bien de campismo
A todo plan en África, las mansiones de lona de los clientes adinerados.
Muchos empezamos la aventura con la humilde canadiense bicolor...
...Y cuando aumentó la familia, a por la clásica tienda de dos habitaciones, "salón" y porche
Nuestra última compañera de viaje. Abajo, interior.

                          
                            Pero si el tiempo disponible era de semanas, el sueño era el Surel Sol. Para Italia y el sur de Francia había llegado la hora de acoger a sus vecinos norteños ansiosos de vivir las máximas horas de luz posibles. Y sobre todo España, que no tardaría en ser uno de los destinos principales, si no el preferido, para vivir unos días soñados durante todo el año.

    Para ello nuestro país contaba con el clima, es cierto, pero también con paisajes, gastronomía, monumentos, y una quinta baza que no se improvisa, que no puede conseguirse a golpe de talonario ni inversiones, porque forma parte de la pulpa misma del país. Su gente amigable.

  Cualquiera que haya viajado a fondo por el continente habrá encontrado personas encantadoras con las que forjar amistades entrañables de esas que se mantienen de por vida. Pero el porcentaje, según me han ido informando en muchos países, es muchísimo mayor aquí, de ahí que a España vuelvan uno y otro año viajeros foráneos durante toda su vida. No se trata de ser mejor ni peor, sino que por término general esa forma nuestra de vivir básicamente oral, hace que un vecino del Norte acostumbrado a una vida introvertida de silencio, encuentre entre nosotros una forma fácil de expresión que le invita a repetir la experiencia.

   En 1949 se instaló el primer cámping español, documentado, en La Fosca, en Palamós, Gerona. Su avispado propietario vio una forma de negocio hostelero en aquellos terrenos de playa donde desde hacía unos años, algunos visitantes extranjeros le pedían permiso para instalar sus tiendas o estacionar sus caravanas. 


Cuando el manitas pone en marcha su creatividad puede surgir cualquier cosa...

Como esta sorpresiva caravana. En ruta es una más. Pero cuando se instala... (**)


Tienda y saco de dormir. 220x66 cms. y 50 cms. de alto en el sector de la cabeza. Empacado, 39x10x10 


Los moteros no pueden quejarse. Todo es comodidad para ellos.

                         Con muchas de las anécdotas vividas por mi familia, desde el inicio de la pareja con una canadiense y una manta en la moto, siguiendo con el crecimiento de los hijos y su adecuación a la ruta con una caravana Pluma 2,95, entre 1995 y 1997 publiqué dos libros de relatos.

  En 2004 vendimos nuestro último vehículo campista, una autocaravana Benimar, no sin echar unas cuantas lagrimillas. Pero nunca nos hemos desligado de ese tipo de vida. 

  En realidad, estemos donde estemos y sea cual sea nuestro nivel adquisitivo, así seguimos. Practicando igual que hace tres milenios la igualdad de sexos a la hora del trabajo, aunque dándole la vuelta al pasado de una herencia común las mujeres ya no combaten (tanto), hoy son los varones quienes colaboran en los quehaceres familiares compartiendo la atención a los hijos o la limpieza y el orden del hábitat. Y preparando unas barbacoas que harían saltar las lágrimas a quienes, por diversas circunstancias, nunca han experimentado la grandeza de tener los árboles como salón y el arco iris como techo.


Ana Mª Ferrin


PARA QUIENES DESEAN ESTRENARSE EN EL CAMPISMO
       

                      El sentimiento de libertad que se siente viviendo en trashumancia es difícil de entender para quien no lo haya experimentado. Pero, ATENCIÓN. No es una modalidad que valga para todo el mundo, aunque al principio deslumbre. He conocido parejas y familias que después de hacer la importante inversión de la autocaravana y el equipo, al primer viaje deciden abandonar, en especial las mujeres. No, no es una forma de ocio que valga para todos. Así que para evitar decepciones, a quienes piensen iniciarla les aconsejo que empiecen por alquilar un vehículo no muy grande, organizando un pequeño viaje de pocos días que combine la estancia en camping con la pernoctación en una vía pública de cualquier localidad. Eso les dará la pauta de si tienen los suficientes registros y locura para embarcarse en esta aventura. 

14 comentarios:

  1. Siempre hubo niveles. Hay gente que quiere disfrutar de la naturaleza, de la vida al aire libre, sin renunciar a sus comodidades. Aunque lo bonito de esta forma de emplear tu tiempo libre está precisamente en desprenderse de la rutina y aprender a disfrutar de otra manera.
    Saludos, Ana María.

    ResponderEliminar
  2. Mi hijo cuando tenía novia, salían en moto; después, casado, la autocaravana; ahora con la niña, la caravana ... Besetes.

    ResponderEliminar
  3. Yo empecé con la tienda canadiense y seguí muchos años con este tipo de modelo, por otra parte creo que la Caravana Volkswagen Westfalia es un buen tamaño para moverse viajando por las ciudades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Pocas veces he estado en caravanas y tiendas, aunque siempre tengo la sensación de libertad cuando viajo...aunque sea en hoteles y apartamentos :D

    Besote

    ResponderEliminar
  5. No es para mí, pero no será porque no nos haya ofrecido usted una amplia gama de posibilidades de lo más tentadoras!

    Buenas noches.

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Pues desde aquellos escitas, que vaya sentido práctico tenían transportando sus tiendas sobre ruedas, y los nuevos campistas ha pasado tiempo, pero lo que demuestra cómo el atavismo nómada perdura en nosotros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Leyendo tu último párrafo me siento totalmente identificada. Soy de las que prevee todo en los viajes: llevo los hoteles reservados, los billetes de transporte comprados y odio que algunos de mis planes salga mal a última hora, así que ¿cómo voy a experimentar el caravaning, siempre dado a la improvisación? Si además sumamos que nos lo montamos por nuestra cuenta y vamos solos...
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Ana,a contar da primeira parte desse seu trabalho sobre como se iniciou o uso, digamos assim, de barracas, como habitação precária e prática, fora do estilo de vida comum, até esta segunda parte, na qual voce mostra o resultado do que fez a industria em benefício de quem passou a fazer uso dessas “casas desmontáveis” ou “casas sobre rodas”, para dar maior conforto aos seus usuários (na Olimpíada realizada no Rio de Janeiro, elas chegaram de várias partes do mundo e foram instaladas em lugar apropriado para o desfrute dessas “moradias”).
    Abraço.
    Pedro.

    ResponderEliminar
  9. Que barbaridad... Esto si que es viajar sin privarse de nada...

    Magnifico reportaje, amiga

    ResponderEliminar
  10. I do not understand the text, but the images are great, many sorts of vehicles. I like the first one, it's so retro.
    Have a nice september.

    ResponderEliminar
  11. Llevo largo rato leyendo tus entradas últimas, pues he cerrado el blog durante el verano y acabo de conectarme de nuevo.
    Siempre es un placer leerte, porque como ya te he dicho en muchas ocasiones, aprendo muchas cosas de ti. Por ejemplo desconocía este mundo de las caravanas que tan bien plasmas en tu escrito. No se si habrás estado en la zona de Palencia este verano. Yo, ahora, estoy pasando unos días en Pamplona en casa de mi hermana con mi gata incluida. Volveré en breve al pueblo. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  12. Lo mismo que en las viviendas aquí también hay categorías, cada uno dentro dentro de sus posibilidades escoge como pasar sus vacaciones,sino que se lo pregunten al del Bufalino..
    Desde los primero escitas hasta nuestros días ha pasado toda una eternidad pero las ganas de viajar continúan
    Te felicito Ana por esta entrada esta muy bien documentada y elaborada. Gracias por compartir toda esta información.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
  13. Gracias por tu amplia visión, la Bufalino es un diseño estupendo. Como digo, la primera caravana que tuvimos medía 2,95 de larga y allí pasamos tres años, viajando las vacaciones y los fines de semana cuatro personas...

    ResponderEliminar