Foto cabecera

IMG_2321 - copia Avance de primavera. Las Musas Danzan en Cádiz





AL PARAÍSO DE LOS PESCADORES



A nuestro querido amigo Ignacio Sabrás, riojano de pro.
Reposa allá arriba, en el Paraíso que Dios dispuso para los 
 pescadores excepcionales y hombres de bien como él.

Nacho, con afecto para los tuyos, 
en tu recuerdo van estas líneas.





                 Para el pescador común, un par de días esforzándose es más que suficiente. Para los practicantes de esa especie de religión que es la llamada pesca a mosca, o a látigo, se diría que es a partir de la tercera jornada cuando van entrando en situación con los motores bien engrasados. Puede que los cotos a los que iban aquel día de junio de 1997 en Anguiano y las dos Viniegras, tuvieran algo que ver. Primera calidad para esta modalidad de pesca uniendo la caña y el hilo especial cola de rata, hueco y de colores vivos, a la sensibilidad de la muñeca del pescador que podrá lucirse con la finura más increíble.

   El desayuno había ha sido rápido, un par de pastas y un café sin esperar el servicio del horario oficial. A la seis de la mañana el grupo madrugador participante en las Jornadas de Pesca de La Rioja ya estaba en marcha hacia el Coto de Anguiano, llegando a la orilla que amanecía coronada de rocío.




Tres evocadoras estampas de pesca a mosca que podrían ser las de nuestro querido amigo Nacho Sabrás. 


EL CAZADOR DE LOS CLAROS CAMINOS


FRIEDRICH HUNDERTWASSER. ENTRE GAUDÍ Y JUJOL (1/2)




                                Situemos en la pista central la luz retratista de Klimt, unas curvas de Gaudí, ciertas cúpulas y toques del Jugendstil vienés, algo de Bizancio, el cromatismo genial de Josep Mª Jujol,  y ¡Ale Hoop!


                                Ante ustedes,  Friedensreich Hundertwasser


Detalle del edificio Bosque Espiral en Darmstad, Alemania.

Vista general del edificio. Abajo, detalle de la torre




Autorretrato de Friedensreigh Hundertwasser


EL HOMBRE DE LAS CIEN AGUAS

(2/2) FRIEDRICH HUNDERTWASSER. ENTRE GAUDÍ Y JUJOL



Continúa... (*)

                   

                         Durante los últimos 25 años de su vida, 1975-2000, Hundertwasser los vivió en Kawakawa, Nueva Zelanda. Para los aseos públicos situados en el nº 60 de Gilles Street, el artista diseñó unos espacios que parecen inspirados por Antonio Gaudí y su trencadís, más ciertos conceptos constructivos y materiales traslúcidos reciclados como las botellas de cristal, sustitutos del caro pavés y aún más costoso vitral o los decorativos elementos comunes de forja y fundición. Todo ello arte povera utilizado anteriormente por Josep Mª Jujol en sus obras para penetrarlas con un soplo de luz.   



  




El revestimiento de paredes y suelos de estos aseos públicos en Nueva Zelanda, no olvida el símbolo por
 excelencia de ese país, la espiral Koru.  



LA TEORÍA DE LAS CINCO PIELES