Foto cabecera

PastorOvejas Atardecer en Tierra de Campos, Palencia, España. (A.Mª.F.)





KURT WENNER. DESDE LA NASA CREANDO ILUSIONES



-È un madonnaro!

                                    Con tal nombre me definieron en Italia al pintor callejero que había dejado en el pavimento una escena realizada con la técnica llamada anaformismo o trompe l’oeil, sólo que aquí el artista había llegado más allá, era algo superlativo. La pintura que mostraba un hueco en el suelo por el que parecían escapar criaturas humanoides pintadas con toda la minuciosidad de un Durero dejaba claro que allí había un individuo con preparación y talento poco comunes.
  
                                    Así me enteré de la existencia de Kurt Wenner, cuya rica biografía te habla del fuerte carácter de éste hombre nacido en Michigan y criado en California, que a los 17 años ya se ganaba la vida con sus pinceles y que pronto entraría a trabajar en la NASA como dibujante de proyectos aeroespaciales.








Desarrollo y final de la obra de Wenner, Moneypit, en la Estación Waterloo
de Londres.

POR LA MATEMÁTICA HACIA EL ARTE


GAUDI Y BELLESGUARD: UNA RECREACIÓN HISTÓRICA (2/2 PARTES)


Continúa...

                                 Gaudí completó en 1908 el conjunto de Bellesguard levantando fuera del recinto un viaducto que salvara las aguas del torrente de Betlem, en ocasiones muy caudalosas por bajar directas del monte Tibidabo. Esta solución fue doblemente acertada. Sobre esos pilares de pata de elefante asentados de forma irregular se construyó la calzada que hoy es la calle de Bellesguard, sustituyendo al antiguo camino que discurría entre las dos torres del castillo hacia el cementerio de San Gervasio.          







Tres vistas del viaducto construido por Gaudí cuya parte
superior es hoy la calle Bellesguard.



LA PIEL DE LA HISTORIA
       

GAUDÍ Y BELLESGUARD: UNA RECREACIÓN HISTÓRICA (1/2 PARTES)




                       Recibo una invitación para asistir a las veladas vespertinas de música y cava que se ofrecen este mes de Agosto en el palacete Bellesguard construido por Antonio Gaudí, preludio de la próxima apertura del edificio para ser visitado a partir de Septiembre. Por ello cambio el orden de publicación de varios posts que tenía previstos, para dar prioridad a lo que considero más interesante en las fechas actuales. Si tienen posibilidad de acercarse a visitar este edificio privado no lo duden, es sin duda la más emocional de cuantas obras llevó a cabo el arquitecto. 

                     Todo un juego sugestivo se perfila al estudiar la obra de Antonio Gaudí, al examinar como abordó en ella su particular sentimiento nacionalista, apartado del que desplegó un variado catálogo.

                        Geológico, cuyos principales exponentes son la Casa Milà, el Parque Güell y la Cripta Güell. Y miitológico, relacionando su obra con el Mediterráneo, Grecia y sus héroes, como podemos apreciar en las bodegas Güell de Garraf y las Caballerizas Güell de la Avenida Predalbes, antigua Cátedra Gaudí cuando la dirigía Joan Bassegoda. 

                       Pero donde el arquitecto hizo aflorar las raíces históricas de su tierra, concebidas como una exaltación a la saga reinante de la Corona de Aragón, hegemónica en la Edad Media. Cuando las naves de Martín I de Aragón también llamado Martín el Humano y Martín el Viejo, rey de Aragón, de Valencia, de Mallorca, de Cerdeña y de Sicilia, y conde de Barcelona, recorrían victoriosas el Mare Nostrum, fue cuando sobre las ruinas del castillo Bellesguard que el rey se había hecho construir en Barcelona en 1408, Gaudí levantó entre 1900 y 1908 un palacete para la viuda del comerciante Jaume Figueras. Edificio que acabaría siendo conocido con el mismo nombre del castillo: Bellesguard.    


Sobre las ruinas del castillo Bellesguard del rey Martín el Humano, el palacete
de igual nombre, obra de Antonio Gaudí para el comerciante Jaume Figueras.

Retablo del Traslado de las reliquias de San Severo a la catedral de Barcelona. En el centro, a la
derecha, puede verse a los reyes Martín I de Aragón y su hijo, Martín el Joven, rey de Sicilia. S. XV.

Detalle de las cabezas coronadas
 de ambos reyes
            
     Descuartizó un venado en cuatro partes…

LAS PALOMAS DE LA SAGRADA FAMILIA Y LA TERRAZA INDISCRETA



                              Desde su terraza frente a la plaza Gaudí, la observadora descubre comportamientos curiosos.

                             En la esquina de la calle Provenza, ya entrando en la calle Marina, contempla al jubilado de un cuarto piso que -sin saberlo- desvela sus manipulaciones a la vecina que lo observa conocedora de sus intenciones. El hombre acerca la mesa del comedor arrastrándola hasta la ventana y abre los cristales, después continúa desmigando pan sobre el alféizar, operación que prolongará en un reguero zigzagueante hasta cruzar la mesa para finalizar salpicando los asientos de dos sillas, ya en medio del comedor bajo la lámpara de la que cuelga una sábana.

La señora Matilde alimentando cada tarde a las palomas de la plaza Gaudí. 2003 (A.Mª.F.)


PALOMAS. AMOR Y ODIO