Foto cabecera

LouisConfortTiffany Sorolla Louis Comfort Tiffany, artista plástico creador de joyas y de las famosas lámparas Tiffany. Joaquín Sorolla. Hispanic Society.





GAUDÍ, JUJOL Y MÁS, EN EL ARTE DEL ASCENSOR (1/2 PARTES)



             
                           …Yo fui –yo quise ser-
                                              poeta natural, poeta cósmico.
Pero soy poeta de edificio, poeta de ascensor,
Y no quiero dormir,

 Quiero estar acostado, sin luz…

Pedro Mairal. "Consumidor final"


                    
                            En el vestíbulo umbrío brilla una luciérnaga lechosa que cobra vida al empezar a subir el ascensor. La pared de la escalera es lamida por su luz, ondean las barandas agitándose al son del suave ronroneo del veterano motor, la trama del enrejado protector del hueco viste el dorso de los peldaños con el kit escocés de sus cuadros traspasados por reflejos. La cabina se detiene en el piso tercero y cien años de vida dejan su constancia en el sonido del picaporte, que abre y cierra emitiendo una queja. Obediente a la siguiente llamada, el cilindro de caoba emprende el descenso iluminando la superficie de los escalones, haciéndolos brillar en competencia con las luces de los muros.
           
                       Es el ascensor diseñado por Josep Mª Jujol en 1913 para la Casa Iglesias, proyectada por Antonio Millás Figuerola y firmada por Lluis Doménech i Montaner. La fachada de esta casa que suele pasar desapercibida, merece ser mirada con detenimiento. Atención a la original disposición de sus tres tribunas, a los siete modelos diferentes de balcones, dos de ellos tribulados,  a los historiados ventanucos de ventilación de la cámara de aire. La intervención de Jujol dotó al edificio de un plus identitario que atrae cada año hasta su portal a un buen número de amantes del mundo jujoliano, que no desean perderse esa filigrana del genio del diseño.
          
                       Feliz cumpleaños.


El ascensor de Josep Mª Jujol para la Casa Iglesias, C/. Mallorca, 284


Una imagen de la Casa Iglesias. 1900.


El arquitecto Josep Mª Jujol


El arquitecto Lluis Doménech i Montaner


PERFIL DEL ASCENSOR
                  

 Publicado en Gaudí y Más. 14 de Abril de 2013



                   Vitrubio ya nos contaba que allá por el 236 a.c. Arquímedes había construido un elevador. De un salto, volamos hasta Vermont en 1854, cuando E. G. Otis presenta su modelo de ascensor en la Exposición de Nueva York fabricado por su empresa la Otis Elevator Company, que continúa en la actualidad siendo la primera del mundo.

                      En Diciembre de 1877 llegaba desde la empresa Otis hasta el nº 5 de la calle Alcalá el que sería el primer ascensor instalado en España, en la vivienda del señor Valentín Morales. Ni del aparato ni de la finca queda huella, los bombardeos de la Guerra Civil los hicieron desaparecer. Sin embargo, sí tenemos la suerte gracias a los vecinos del nº 5 de la calle Villamejor en el barrio de Salamanca madrileño, de haber conseguido mantener en activo el que se considera el más antiguo ascensor de España en servicio ininterrumpido desde 1906.
               
                Al parecer, el primero instalado en Barcelona lo fue por el arquitecto Cayetano Buigas para el Monumento a Colón, entre 1882 y 1888, un ascensor hidráulico-telescópico. En cuanto al uso particular sabemos que en 1900 en la calle de Urgel nº 20, funcionaba uno de aire comprimido. Y aquí llegamos al catedrático, ingeniero y arquitecto Félix Cardellach, autor de tantas de esas joyas modernistas móviles que un siglo después de su creación aún te pasean por muchas de las fincas del Ensanche barcelonés. Cardellach fue un admirador de las obras de Gaudí sobre el que escribió en varias ocasiones y a las que llevaba de visita a sus estudiantes.    


Elisha G. Otis  (Otis Elevator Company)

En este dibujo se ve a Otis en 1854 durante su demostración en el Crystal
Palace de Nueva York, cuando cortó el cable de izado de un elevador para
demostrar la seguridad de su invento. 

En el monumento a Colon de Barcelona, en 1888, Cayetano Buigas instaló el primer ascensor
de Barcelona.

El arquitecto Cayetano Buigas
  
El arquitecto e industrial Félix Cardellach, pionero
de los ascensores en España.

           
COMO UNA NOVELA DE HERMAN MELVILLE Y JULIO VERNE


                            ...El Capitán Nemo secuestra al  profesor Aronnax y se sumerge con él y otros personajes en las profundidades marinas a bordo del submarino Nautilus. Tras los cristaleras de la nave construidas con gruesos vidrios, los tripulantes ven desfilar pulpos gigantes entre una infinidad de flora y fauna marina, cuando con un ¡glup! son tragados por Moby Dick, la ballena blanca. Con sorpresa y miedo comprueban que la marcha del artefacto no se detiene, se adentra en los abismos de grasa, sigue navegando por el vientre del cetáceo entre un paisaje de vértebras y músculos blancos, hasta llegar a un claro donde les espera un teatro en cuyo escenario, al abrirse el telón, aparece un vestíbulo con una escalera alfombrada de rojo a su izquierda y a la derecha una delicada estructura de forja que contiene el músculo caoba de un corazón, en el que penetran los tripulantes del submarino seguidos del Capitán Nemo. Haciendo las veces de un ascensor y tras sonar los acordes de un órgano, el corazón arranca la marcha con sus pasajeros a bordo...

                         Todo eso podría suceder en el portal de la casa Sayrach de Barcelona, en la avenida Diagonal nº 423-425 formando esquina con la calle Enrique Granados. El proyecto lo firmó el arquitecto Gabriel Borrell aunque la casa fue construida en 1918 por Manuel Sayrach, hijo del propietario, que aún no había terminado la carrera de arquitectura. 
    

                         La base exterior de la escalera con los medallones y  la solución de forja y cerámica empleada en su baranda, creando encajes  y recogidos, son motivo de admiración para los clientes del  restaurante La Dama que se encuentra en el Entresuelo 2ª de la finca.
                    

En el vestíbulo de la 1ª Casa Sayrach toda interpretación es posible.

Medallones y encajes en  la escalinata de la 1ª Casa Sayrach.
A la izquierda, entrada al restaurante La Dama

La 1ª Casa Sayrach en su esquina Diagonal-Enrique Granados

La 1ª Casa Sayrach por el arquitecto y dibujante Daniel Castro (dibujos-croquis-apuntes.blogspot.com.es)

A continuación de la 1ª, la 2ª Casa Sayrach construída en 1926 en C/.  Enrique Granados nº 153
(sites.google.com)

Las dos partes de un telón reciben al visitante de la 2ª Casa Sayrach

Un pulpo parece custodiar la entrada acuática de la 2ª Casa Sayrach.
Lo subrayan las dos "M" de Manuel y Montserrat

Manuel Sayrach

Portada de su Proyecto de República y Constitución de los Estados Ibéricos. 1922

                      Ocho años más tarde,  Manuel Sayrach construyó una segunda casa de menores dimensiones en la calle Enrique Granados al lado de la primera, dedicando el edificio a su esposa como regalo de bodas y haciendo constar esa pertenencia con dos “M”, Montserrat y Manuel, colocadas en varios lugares del legendario vestíbulo de mármol blanco. Ambos cónyuges fueron grandes aficionados al teatro, por lo que Manuel hizo tallar en el hall de ésta segunda finca los cortinajes de un telón con todos sus accesorios; lazos, flecos y pliegues orlados de pasamanería, así como reproducir un barroquismo escénico en sus techos y paredes. Esta casa, aunque no cuente con un vestíbulo de ascensor tan increíble como el anterior bien merece la visita de quien tenga oportunidad de contemplarla. 

                  Manuel Sayrach fue también un escritor y dramaturgo dotado de viva imaginación. En estos tiempos de política movida convendrá recordar que Sayrach fue autor de un texto, Proyecto de República de los Estados Ibéricosque puso a disposición del President Francesc Macià en 1931, así como de un álbum recopilatorio con todos sus proyectos estéticos a los que denominó estilo catalaúnico.  La casa Sayrach suele nombrarse como la última de estilo modernista que se construyó en Barcelona.
                                                                                                

                                                                                         Continúa...                      

 Ana Mª Ferrin

              
(*) El catedrático Félix Cardellach, ingeniero y arquitecto (1875-1919) fue uno de los más importantes introductores de los ascensores en España a principios del siglo XX.. 

7 comentarios:

  1. grcaias Ana María por revelar la poesía en el ascensor
    si es que, hay tanta belleza si uno sabe mirar,
    si uno ve,
    y tu ves, sin dudas
    y nos haces ver a los demás
    con mucho carinho
    de tu admiradora.
    chubi.

    ResponderEliminar
  2. Querida ANÓNIMA Chubi.
    Muchas gracias a ti por perder unos minutos compartiendo.
    Al leer el poema de Pedro Mairal pensé que nunca se me había ocurrido aprovechar ese espacio de inactividad para imaginar un poema y me pareció un buen sitio. ¿ Que es un trayecto corto? Pues compones un haiku
    ¿Que vas al piso catorce? Ahí ya tienes tiempo para un soneto. Lo que hubiera hecho Lope de trabajar en un rascacielos…
    Carinhos para ti.

    ResponderEliminar
  3. Yo no dejaría de mencionar en esta buena cronologia el ascensor que Gaudí hizo colocar para Eusebio Güell en el Palau Güell de la Calle Conde del Asalto hoy Nou de la Rambla en 1888
    Un saludo
    Luis Gueilburt

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.

      El listado de ascensores notables es tan amplio que cualquier selección sería interesante.
      Seguro que cada uno podría hacer una entera con sus preferencias. Saludos cordiales.

      Eliminar
  4. Alguien que cuida tanto el diseño de un ascensor, tiene que amar mucho su oficio. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amar lo que uno hace es privilegio de los afortunados y diría que tú sabes algo de eso.
      Gracias por la visita.

      Eliminar
  5. Excelente artículo. Indudablemente una época casi irrepetible, con verdaderos genios y artistas en la materia.

    ResponderEliminar