Foto cabecera

PastorOvejas Atardecer en Tierra de Campos, Palencia, España. (A.Mª.F.)





GAUDÍ. A PROPÓSITO DE REUS (PARTE 3ª)



                        Un inciso. A la visión básicamente masculina que ha especulado en cientos de obras sobre el lugar de nacimiento de Antonio Gaudí, se le ha pasado por alto algo muy obvio que resulta transparente para cualquier observadora que haya sido madre. La realidad es la realidad y vaya la siguiente reflexión con todos mis respetos para quien sea menester:  Ninguna mujer en su sano juicio, nacida y  viviendo en una calle principal de una ciudad tan avanzada como era Reus a mediados del siglo XIX, puntera en España, y en Cataluña sólo aventajada en importancia por Barcelona, se trasladaría expresamente a dar a luz en carro y por un camino de carro, hasta una casita llena de utensilios de labranza a kilómetros de distancia de un hospital. Y mucho menos siendo el quinto parto de una mujer que ya había perdido varios hijos.



DE CONCHAS Y ROSAS

GAUDÍ. A PROPÓSITO DE REUS (PARTE 2ª)



                Los arquitectos reusenses Doménec Sugrañes, Joan Rubió y Francesc Berenguer, fueron continuos colaboradores en la mayoría de las obras gaudinianas. Rubió estuvo con Gaudí hasta 1905, Berenguer trabajó casi exclusivamente con él y Doménec Sugranyes sucedió a Gaudí en la dirección de la Sagrada Familia, terminó la fachada del Nacimiento y estuvo al frente de las obras hasta su fallecimiento en 1938.


Patio de los Escolapios de Reus con un grupo de profesores y alumnos en
1866. Gaudí estudió allí entre 1863 y 1867. ¿Estaba en la foto?
                           
UNA CUESTIÓN SENTIMENTAL

GAUDÍ. A PROPÓSITO DE REUS. (PARTE 1ª)


                      
                    No es de ahora. Como ha sucedido con tantos personajes  a lo largo de la historia, también en el caso de Antonio Gaudí i Cornet ha quedado una cierta nebulosa sobre el lugar exacto de su nacimiento. ¿Reus o Riudoms?

                    La ciudad nativa de su madre, Reus, republicana y culta, pionera en desarrollo industrial y cuna de personalidades tan destacadas como el pintor Mariano Fortuny y el general Prim, o la cercana localidad de Riudoms a 5 kilómetros de la anterior, paisaje de huertos, arroyos y calidez de unos 5.000 habitantes donde había nacido su padre. Allí entre  almendros y olivos estaba la sencilla construcción para guardar el carro y los aperos agrícolas, el Mas de la Calderera, donde el pequeño y delicado Gaudí pasó largas temporadas de reposo y vacaciones sintiéndose feliz en plena naturaleza.


En lo alto de la fachada de La Pedrera, la rosa de Reus


REUS-PARÍS-LONDRES
                                                 (*)

GAUDÍ Y LA BURRA "MARGARIDA"


                             
                        Alabad al señor vosotros que estáis en los cielos, ¡Oh, sol! ¡Oh, luna!.. Vosotras, lucientes estrellas, todas las aguas que están sobre el firmamento...Alabad al Señor vosotras, criaturas de la tierra, monstruos del mar...¡Oh, abismos!..¡Fuego, granizo, nieve hielo, vientos!.. Montes ¡Oh, cedros!..Bestias todas, silvestres, domésticas, reptiles y volátiles...



                                                                                  Salmo 148  

                                                                                         
La Huída a Egipto en la Sagrada Familia, con la burra Margarida

UN CORRAL EN LA SAGRADA FAMILIA

SUBIRACHS Y LA TRAICIÓN EN LA SAGRADA FAMILIA


        
                 …En Getsemaní se presentó Judas, uno de los doce, acompañado por un grupo con espadas y palos… el traidor les había dado esta señal: “Es aquel al que voy a besar. Detenerlo y llevarlo bien custodiado”


(Marcos 14, 43-44)


Judas con el puño donde guarda las 30 monedas de plata. En contraste la fidelidad, el perro




POR TREINTA MONEDAS DE PLATA
                      

GAUDÍ, DOS ÁRBOLES Y CUATRO FOTÓGRAFOS




                  El primer atardecer que vió Gaudí en lo que después se convertiría en el Parque Güell no debió ser muy sugestivo, el sol disponía de piedras para reflejarse, algun matojo aquí y allá podía darle un contrapunto y eso era lo único destacable en una colina a la que se conocía por el desolado nombre de La Montaña Pelada. Detalles triviales carentes de importancia para el arquitecto, porque ya sus ojos vislumbraban la transformación de un lugar que muy posiblemente contenga las máximas facetas de su genio; urbanismo y jardinería resaltan con la misma fuerza que la ingeniería y la arquitectura.


Árbol seco del viaducto del Parque Güell. Man Ray, 1933


  SALVAR DOS ÁRBOLES

GAUDÍ, MILÀ Y LA PLAZA DE TOROS MONUMENTAL (PARTE 2ª)


                      El torero camina por la acera impar del Paseo de Gracia barcelonés. Se para ante el número 97 y se sienta en el banco circular emplazado en la esquina, ante el portal. Saca del bolsillo el folleto turístico de la ciudad y busca en el plano el emplazamiento exacto de la Casa Milà, en el número 92. Se gira para mirar al otro lado del paseo donde forma un chaflán con la calle Provenza y no necesita buscar más. Ahí está el conjunto volandero de piedra del que tanto le habían hablado, La Casa Milà, La Pedrera...  


Un pequeño Hércules sujetando La Pata de La Pedrera


CIEN NOMBRES PARA ALGO ÚNICO