Foto cabecera

Compagnia-Mvula-Sungani-ph.-Antonio-Agostini Compañía de Danza Mvula-Sungani. Roma. (Antonio Agostini)





GAUDÍ. A PROPÓSITO DE REUS (PARTE 3ª)



                        Un inciso. A la visión básicamente masculina que ha especulado en cientos de obras sobre el lugar de nacimiento de Antonio Gaudí, se le ha pasado por alto algo muy obvio que resulta transparente para cualquier observadora que haya sido madre. La realidad es la realidad y vaya la siguiente reflexión con todos mis respetos para quien sea menester:  Ninguna mujer en su sano juicio, nacida y  viviendo en una calle principal de una ciudad tan avanzada como era Reus a mediados del siglo XIX, puntera en España, y en Cataluña sólo aventajada en importancia por Barcelona, se trasladaría expresamente a dar a luz en carro y por un camino de carro, hasta una casita llena de utensilios de labranza a kilómetros de distancia de un hospital. Y mucho menos siendo el quinto parto de una mujer que ya había perdido varios hijos.



DE CONCHAS Y ROSAS

Publicado en Gaudí y Más. 29 de Octubre de 2011 

Colegio de los Escolapios. A la izquierda el surtidor de conchas
(Arxiu Aº Zaragoza Mercadé)




Las palomas bebiendo en el surtidor de conchas.
Escolapios de Reus  (Arx. Zaragoza Mercadé)


                  Algo así sólo se comprendería de haberse presentado un parto prematuro, entonces sí podría cerrarse el círculo de las especulaciones. Pero no hay constancia de ello, aunque exista una versión afirmando que Gaudí no nació en ninguna casa, sino en un carro que se dirigía a Reus desde Riudoms. Pero como el lugar que se indica en la parada (porque eso sí, el carro se detuvo para el parto), está junto al Mas del Sedó, y ése lugar pertenece al término de Reus, sigue valiendo la primera opción.

                     A medida que avanza este artículo se van colocando solos sobre el papel infinidad de testimonios que llevo almacenados durante años en la memoria y que una vez pasada la ocasión de publicar mis primeros libros sobre Gaudí, no se ha dado una especial circunstancia para plasmarlos en un trabajo específico como el que hoy les presento.






Conchas gigantes como pilas de agua bendita para
la cripta de La Sagrada Familia y la Cripta Güell, y en
  la iglesia del Colegio Teresiano de Barcelona A.Mª.F

             Resumiendo. Del mismo modo que el amor de Gaudí por Riudoms fue incontestable y es muy posible, como declaró Carles Sentís (*), que anímicamente se sintiera de allí porque así lo expresó él mismo de forma oral a numerosos testigos -Jo soc de Riudoms-, la realidad es que todos los documentos existentes dejan constancia de su nacimiento en Reus. No sólo escrito por su padre y otras firmas, también por su propia mano y en referencias de terceras personas mucho antes de que fuera famoso. Pero una cosa es ser o sentirse de y otra muy distinta es haber nacido en.

                    Así que vayamos ahora a los diversos indicios y señales dejados por el mismo Gaudí, en los que se aprecia una voluntad de dejar constancia de su ligazón con Reus.


Formando una cascada en el patio trasero de la Casa Calvet, una gran
concha artificial.
Concha en una columna de La Pedrera
                              
                     Nos detendremos en su paso por los Escolapios de Reus, donde estudió el bachillerato y su retina fotográfica captó un surtidor formado por dos grandes conchas naturales sobre un pedestal de estalactitas en el patio escolar. Pudo haber algún otro ejemplar en otras dependencias, pero con el primero tendremos suficiente para centrar el motivo de inspiración que llevó al arquitecto a ir colocando estas conchas en las diversas iglesias y otros espacios que proyectó

                 La mente del joven imaginativo, siempre alerta, depositó la concha en su archivo, sacándola a lo largo de su carrera cada vez que un proyecto precisaba la doble función de recipiente de agua y/o fe, además de situarla en otras decoraciones. 


La "G" de Güell  (y Gaudí)  rodeada de rosas en las caballerizas Güell


Rosas en la verja de las Caballerizas Güell. (A.Mª.F.)

                     Como mínimo, que hoy tengamos noticia, estas conchas traídas por la orden de misioneros franciscanos desde Australia, las fue colocando en la cripta de la Sagrada Familia, en la magnífica cripta de la inacabada iglesia Güell de Santa Coloma de Cervelló y en la iglesia del colegio de las Teresianas, que por cierto él ya no construyó pero sí aconsejó colocarla, del mismo modo que dejó dispuestos los colores de las flores que deberían ir en la pequeña galería.

                    La recreación de las conchas continuó en el mínimo estanque-cascada instalado en la trasera de la Casa Calvet. Y entre otros lugares en la Casa Milá, junto a las rosas de Reus que constituyen uno de sus ornamentos preferidos. 

                                                                               Continúa...
Ana Mª Ferrin

No hay comentarios:

Publicar un comentario